negotiation training johan wennermark

¿Por qué el arte de apreciar determina tu bienestar?

Por que según tu capacidad de valorar a las cosas y las personas que te rodean, así de bella experimentas la vida.

El agradecimiento: Razones y efectos

¿Qué se suele decir? Tendemos a expresarlo a través gracias. Es una de las primeras lecciones que nos enseñan nuestros padres cuando aprendemos a interactuar respetuosamente con nuestra familia y con la sociedad. El acto de agradecer le expresa al otro que nos sentimos contentos o satisfechos con lo que se nos da, que lo que recibimos nos hacía falta, que nos facilita la vida de alguna manera o que nos proporciona algún bienestar. Al agradecer, se continúa un círculo donde se pretende agradar al benefactor y se le motiva a seguir ofreciendo bienestar. Esta secuencia genera un dinámico fluir donde a todos nos gustaría dar y que se nos agradezca, o recibir y agradecer por lo recibido.
En las religiones las plegarias, ofrendas y sacrificios como acto de dar las gracias brindan a los creyentes los favores o milagros necesarios para obtener bienestar, salud y/o riqueza. Y cuanta razón tienen. Cuanto mas capaces somos de apreciar, más bella experimentamos la vida. Tal vez esta es una de las habilidades más necesitadas en este momento.

Cuando la vida nos regala algo y no lo agradecemos, estamos dejando de apreciar su valor y el bien que nos hace. Esto también genera un círculo, pero de manera contraria. Dejamos de percibir el beneficio que nos aporta y, de alguna manera, olvidamos que está ahí, haciéndonos la vida más fácil y sentimos entonces, paradójicamente, que nos hace falta. Este sentimiento conlleva a la sensación de carencia y es cuando comenzamos a quejarnos de no tener lo que queremos o a ver la vida de manera negativa.

Cuando las situaciones externas no cumplen nuestras expectativas, podemos descubrir un aspecto de apreciación preguntándonos:

1. ¿Qué puedo aprender de esto?


2. ¿Qué nuevas oportunidades tengo ahora?


3. ¿Cómo puedo reducir mis expectativas del entorno y aumentar mi claridad y motivación?

Roger Seip (2012) en su libro Train your brain for success: read smarter, remember more and break your own records (Entrena tu cerebro para el éxito: lee inteligentemente, memoriza más y rompe tus propios récords) cita a Eric Planterberg:
Es imposible ser agradecido y negativo al mismo tiempo.
¿Tienes al menos una cosa en la vida por la que estés genuinamente agradecido?
Cuando te sientas decaído, sólo detente a observar.
En definitiva tenemos mucho que agradecer, pero tendemos a dar las cosas por hecho.
Un ejemplo muy sencillo: nos golpeamos el dedo índice de la mano y debemos dejarlo inmovilizado. Es entonces cuando te das cuenta de que te rascas la frente con ese dedo, de que necesitas ese dedo para abrir la puerta, para sostener la taza de café, escribir, usar el control remoto del televisor… Es en ese momento cuando recordamos lo que era tener plena libertad y movilidad para usar ese dedo. No hay que esperar a no tenerlo para agradecer por él. Está ahí, sólo detente a observar.
book_tip_coaching_learning
Pero ¿cómo puedo agradecer todavía más? Lo que muchos venimos ignorando es que primero hay que aprender a agradecernos a nosotros mismos por lo que somos, a valorar nuestras capacidades y también nuestros defectos o fracasos que son los que nos motivan a seguir y mejorar.

Cuando comenzamos a ser agradecidos por todo, cuando nos damos cuenta de que tenemos lo que necesitamos, cuando expresamos gratitud, estamos comenzando un círculo con la vida y ella nos sigue dando más que agradecer. La gratitud es el sentimiento que nos impulsa y nos motiva ir a por más.

Al sentirnos agradecidos con nuestro ser y nuestra humanidad, con nuestra capacidad de errar y aprender, cerramos un ciclo viejo y empezamos de nuevo, a ofrecernos más, a amarnos y, por deducción, a lograr lo que queremos.

Apreciando lo que somos y tenemos, conseguiremos el equilibrio de nuestro cuerpo, de nuestra mente y con la sociedad logrando ser saludables, de acuerdo con la definición de salud que estableció la OMS en 1948 y que permanece inalterada hasta nuestros días. También existe una correlación entre la gratitud y el avance profesional.


Frecuentemente nos quejamos de no alcanzar la felicidad por tal o cual cosa. La trampa lógica radica en conceptuar la felicidad como un destino al cual deberíamos llegar si, por ejemplo, nos esforzamos más, trabajamos el doble, obtenemos una maestría, nos ascienden o nos casamos con la pareja soñada.

Toma tiempo y muchas caídas aprender que no hay camino que lleve a la felicidad, por la sencilla razón que la felicidad no es un destino, la felicidad es un conjunto de breves momentos durante el recorrido del camino que llamamos vida. Solo si comprendemos esto entenderemos que cada trecho de este camino nos ofrece una oportunidad de ser felices, sencillamente apreciando las cosas de la vida.

La vida ya de por si es un privilegio, es un regalo maravilloso, el mero hecho de entender, de sentir, de cuestionar y de sorprendernos, en concreto de ser conscientes y curiosos, es un regalo que pocos aprecian en su real dimensión, cada día, cada evento, nos regalan una oportunidad única de experimentar una gama de vivencias mediante la sola contemplación de nuestro entorno: el olor de la rosa en el jardín, la risa espontánea de un niño, la sorpresiva lluvia que nos empapa, el agradecimiento de alguien a quien acabamos de ayudar. La vida ofrece variedad de experiencias; denostamos las malas y ensalzamos las buenas, pero, ¿podríamos apreciar las buenas experiencias si no conociéramos las malas? Conocemos la belleza de la luz porque sabemos que existe la oscuridad.
La vida ya de por si es un privilegio
Comenzar a apreciar las cosas de la vida nos convierte en seres plenos y realizados, pero debemos comenzar a apreciar la vida como lo que es, un regalo de experiencias sin etiquetas, simplemente experiencias, todas enriquecedoras y únicas.

¿Cómo podemos desarrollar el arte de apreciar las cosas de la vida?
Aquí 7 propuestas sobre cómo podemos apreciar más:

T
odos los días son diferentes, no hay uno que se parezca al otro, los días son regalos que abrimos al despertar. Agradezcámoslos al despertar y al irnos a dormir.

P
ersigue tus sueños con todas tus fuerzas y disfruta el proceso, al final de tu vida comprenderás que fue más interesante el proceso y esfuerzo por lograr una meta que el momento de la llegada.

R
egálate algo de tiempo a ti mismo. Siempre estás haciendo algo por los demás, por el jefe, la familia, por los amigos. Regálate unos minutos al día y solo pierde tu vista en la montaña más lejana, la nube más exótica o la flor más colorida que encuentres, explora la sensación, juega con tus sentidos, saborea los colores.

L
os regalos más significativos que obtenemos son los que se nos ofrecen con pureza, sinceridad y amor, son estos regalos los que perduran en nuestra memoria hasta el final de nuestros días.

T
odo lo que logras con tu propio esfuerzo vale mucho más que lo que se te ha regalado. Esto porque no solo disfrutas de los resultados, adicionalmente tienes algo de que sentirte muy orgulloso. Es una alegría doble.

L
os amigos son fuente invaluable de felicidad. Pero debes hacer fluir esa felicidad en dos sentidos, debes regalar felicidad y por ley natural la recibirás tú mismo.

N
unca dejes de intentar algo por más difícil que parezca el desafío. Al final de tus días te recriminarás amargamente solo por lo que no intentaste por cobardía, no por los intentos en los que fallaste, ya que es de humanos fallar, pero solo de cobardes no intentar. Incluso los fracasos te llenarán de orgullo si sabes que diste lo mejor de ti.


Apúntate hoy para probar coaching personal conmigo.