negotiation training johan wennermark
¡El camino por nuestra vida puede describirse como un viaje! Pero un viaje es de veras una viaje cuando el recorrido te colma de experiencias, de escenas emocionantes; algunas de estas escenas, especialmente las que surgen de manera imprevista cuando las cosas no salen tal y como uno lo esperaba, son consideradas “problemas”. ¿Y eso por qué..?

Si no se cumplen nuestras expectativas y nos coge por sorpresa una situación, tendemos a intrepretarlo como un problema.
Quienes asocian demasiado a menudo “problema” con “negatividad”, tienden a entrar en bucles de pensamiento negativos que, a su vez, pueden costarle a la psique una “depresión”. Cuando la depresión se produce, el cerebro reduce su nivel de serotonina, volviendo a la persona más irritable y con menos energía, menos energía incluso antes de haber afrontado ninguna clase de problema.

Ahora bien, exploremos por un momento la posibilidad de que cada problema nos presenta una valiosa oportunidad de aprendizaje: partiendo de esta premisa, cada problema nos abre la puerta a avanzar por la vida, a atravesar las situaciones problemáticas con la firme ilusión de aprender, la seguridad y la satisfacción de ir mejorando, paso a paso, nuestra capacidad de respuesta a los desafíos de la vida.

¿Qué nos permite hacer de cada problema una posibilidad de aprendizaje?
La propuesta es utilizar cada problema como un recordatorio de lo que realmente necesito y de cómo me gustaría que la vida fuera.
A continuación, una lista de factores presentes en las personas que tienden a aprender de cada problema:

1. Mantén tu corazón feliz rodeándote de gente cercana.


2. Sé rápido en reconocer problemas.


3. Intenta averiguar la causa sin pensar en negativo:



4. Reflexiona sobre las ventajas de ser proactivo:


5. Evita enfocarte en los errores de los demás:


6. Tener tus propios objetivos:


7. Recuerda a cada instante: cada problema es una ventana a la oportunidad.


8. Sé “extremadamente” positivo:


9. Formúlate preguntas abiertas que te ayuden a comprender el problema.


10. Haz deporte o practica la meditación para liberar tu mente.


11. Pregúntate: ¿Cuáles son mis necesidades? ¿Qué puedo hacer para influir positivamente en esta situación o circunstancia?


12. Aprende a manejar herramientas para el pensamiento creativo



Dicho esto, recuerda: ante cualquier problema que te cueste superar, aun habiendo intentado todo lo anterior, por favor, pide consejo a algún amigo o familiar. Tú mereces ser feliz; y todos precisamos, en uno u otro momento de la vida, de la ayuda de nuestros seres queridos.