negotiation training johan wennermark
barcelona_mapa_mental_coaching_iecoach_oportunidades_talento_arte
Barcelona es el clásico ejemplo de una ciudad global en plena evolución. Como soy curioso, varias veces pregunté a mis amigos catalanes como era Barcelona antes de los Juegos Olímpicos del 1992. La mayoría de ellos explican como la ciudad se ha desarrollado mucho y que, en aquel entonces, era mucho menos conocida que en el presente.
Todos formamos parte de preparar las olimpiadas con mucha ilusión.

 

¿Quién, hoy en día, nunca ha visitado Barcelona?

¿Quién no desea hacerlo, al menos una vez en la vida?

De hecho, los Juegos Olímpicos iluminaron el espíritu barcelonés, hecho de innovación, capacidad emprendedora, apertura al mundo y belleza artística. De hecho, hay pocas ciudades en Europa que contienen todas estas características. Barcelona no solo tiene una fuerte vocación artística y cultural, es el cruce perfecto entre el mar y los Pirineos, a dos pasos de la encantadora Francia. Además, la ética laboral catalana y riqueza multicultural ha permitido la instalación de muchas empresas extranjeras en el territorio, con miles de trabajadores contentos de venir desde ciudades europeas como Londres, Munich o Ámsterdam.
iecoach_coolpicturebarcelona_photograph_jukka_lethikari_talento_coaching





Cuenta un amigo catalán de 46 años: “cuando iba instituto de Eixample no había ningún estudiante extranjero”.
iecoach_coolpicturebarcelona_photograph_jukka_lethikari_talento_coaching
Poco a poco, Barcelona se ha vuelto un centro internacional muy atractivo, donde la gente confluye para poder cultivar y conseguir sus sueños. Para muchos el entorno de Barcelona supone una ventaja, aunque un buen entorno no es suficiente. Nunca debe faltar la motivación que, tras desarrollar un método y alimentarlo de forma consistente, permite no perder de vista sus propios objetivos. Todos sabemos que, demasiado trabajo, o una vida solitaria, puede impedir que te lances a la acción. Intenta seguir los consejos de este video: cuida de tus sueños.
Por ejemplo, escríbelos en grande, en un papel. Engánchalos a una pared, tendrán vida. Habla de ellos a tus amigos. Compartir ideas es un proceso fundamental de la vida. Estate dispuesto a que te confronten, acepta las críticas y úsalas como ladrillos para construir tu futuro. No dejes que algunas ideas negativas impidan tu éxito. Planifica tu sueño cada día, utilizando eficazmente tus recursos. Aplica la política del poco a poco a tu mundo: funciona, da resultados. Aquí un video sobre como fomentar tus buenas ideas: