negotiation training johan wennermark

¿Te acuerdas de la última vez que abandonaste una negociación por que te cabreaste? En ese momento te dejaste llevar por tus emociones y perdiste el control en la discusión.

¿Cuándo perdiste tu calma en una negociación? ¿Cuál fue el detonante?

A veces somos traicionados por nuestro impulso defensivo. Típicamente nos cerramos en banda. Atacamos. Abandonamos la discusión. Si eres impulsivo cuando negocias, empeoras tus relaciones u oportunidades de negocio. Una vez perdida la claridad, es probable que te desvíes también de tu objetivo.

¿Qué tácticas te ayudarán a prevenir posibles brotes de ira?

 

  • Tener presente tu mejor alternativa. No tienes por que salir de la reunión aceptando la oferta de la otra parte. De hecho, es una gran trampa pensar que tienes que llegar a un acuerdo.

 

  • Considéralo un juego e identifica las tácticas que usa la otra parte. Cuando detectas sus estrategias y quizás manipulaciones, es más fácil no caer en la provocación.

 

  • Acuérdate que tienes poder en la negociación. Úsalo. A menudo pensamos que no tenemos una posición de fuerza y nos tragamos lo primero que propone la otra parte.

 

  • Ponte en el lugar del otro. La otra persona también está en lo mismo. Trata de entenderla.

 

  • Go to the balcony”. Toma pausas para alejarte de la situación y reflexionar sobre qué estrategia favorece más a tu objetivo.

 

  • No lo tomes tan en serio. Igual una pequeña broma puede relajaros y facilitar el diálogo.

 

  • Preparación previa. Cuando te preparas bien de antemano, trabajando tu plan B, puedes negociar con más confianza.

 

formador negociacion barcelona

programar curso de formacion empresas formador barcelona management directivos