negotiation training johan wennermark

critica mal gestionada, miedo al error, análisis parálisis, la persona queda estancada,parálisis del análisis,paralisis por analisis

¿Reparas a menudo en aquello que los demás hacen mal? ¿Te enoja que a los otros parezca darle igual el resultado de algo, o, simplemente, supones que tú podrías hacerlo mucho mejor?

¿Te has enfadado últimamente con lo que hizo o dejó de hacer otra persona?

S
i la respuesta es sí, entonces este artículo va para ti:Supón que alguien acaba de cometer un error; obviamente, un error desde tu punto de vista, y al verlo desde fuera, observas con claridad que tú podrías haberlo hecho mejor. ¿Qué sientes? “Tengo razón. Con la mejor intención, deseo ayudarle a mejorar. En función de esto último, comparto mi parecer acerca de lo que veo y de lo que podría hacerse mejor. Esto debería contar para algo”.
Tengo razón.

L
Lo cierto es que la realidad no funciona así. Cuando dedicas tu tiempo a señalar cómo han de cambiar las demás personas, lo desperdicias. Además, cuanto más te concentras en criticar lo que hacen las personas a tu alrededor, más refuerzas esta clase de comportamiento en ti mismo; y como consecuencia, te ves a cada paso más y más influenciado por el accionar de los demás. Acabas reparando en toda clase de acciones que ni siquiera te gustan; eso no resulta para nada positivo. Uno de los efectos adversos de enfocarse en lo que los otros hacen mal, es que uno se vuelve sentencioso y puntilloso y hasta majara a los ojos ajenos.
Duele demasiado a nuestro ego y, por este motivo, acaba siendo rechazada como una falta de respeto.

Y lo sabes por experiencia; prácticamente a nadie le agrada ser corregido y criticado de manera cíclica por un “sabelotodo”. Aunque el supuesto sabelotodo lleve la razón, el efecto acaba siendo el mismo.

A nadie le agrada ser corregido y criticado de manera cíclica por un “sabelotodo”.

L
a crítica constante duele demasiado a nuestro ego y, por este motivo, acaba siendo rechazada como una falta de respeto.
Reparar en lo que las personas a tu alrededor hacen y señalárselo de manera constante no es la mejor opción. Ten en cuenta que ni siquiera a un Director de Calidad, cuyo objetivo es que su personal alcance la cifra de “cero errores” se le ocurriría optar por este enfoque. Un verdadero Director de Calidad sabe enfocarse en mejorar “los procesos” que producen errores, y no caer en la trampa de culpar a cada individuo por cada error cometido. Y esto es obvio, pues rodeados de constante crítica, los seres humanos tendemos a temer, justamente, a cometer más errores. Y actuando con miedo, paradójicamente, cometemos más y más errores. Al final, tal miedo conduce a la parálisis; la persona deja de explorar e innovar, perdiendo la libertad de avanzar rumbo a ver sus sueños cumplidos.
La crítica constante revela nuestra propia tendencia a la autocrítica.

C
onsejo: en lugar de centrarte en la crítica hacia afuera, mira hacia adentro. Recuerda que, como humanos, nuestra tendencia es a proyectar nuestros propios temas internos en los demás; de allí la costumbre de criticar a los otros. La crítica constante revela nuestra propia tendencia a la autocrítica.

critica mal gestionada, miedo al error, análisis parálisis, la persona queda estancada,parálisis del análisis,paralisis por analisis

M
uy importante: evita culpabilizarte cuando te pilles juzgando a los demás, cuando de pronto repares en que estás haciendo justo aquello que no deberías hacer. En lugar de ello, ¡alégrate! Al darte cuenta de esto acabas de dar un gran paso hacia la nueva costumbre de aceptar a los otros y, por ende, aceptarte a ti mismo tal como tú eres.